Otro blog: El mosaico educativo blogspot.com

En el trabajo Revisión y análisis sobre la satisfacción profesional del docente de educación física del Grupo de Investigación HUM653 de la Universidad de Jaén, se afirma que  los estudios asociados a las condiciones laborales de los docentes casi no han existido, aunque en la actualidad están desafortunadamente en auge.

 Este grupo estudia diferentes tesis e investigaciones sobre los problemas de este colectivo de profesores y la satisfacción  profesional.

Siguiendo su estudio sobre los trabajos anteriores, estos investigadores afirman que Pérez (1997) "llevó a cabo una investigación sobre las condiciones necesarias para el desarrollo profesional del profesorado, y subraya entre otras causas, que una de las situaciones por la que atraviesa la profesión docente es que presenta desajustes entre exigencias y recompensas, donde se genera un conflicto por la falta de concordancia entre la idealización profesional y las condiciones reales de su ejercicio."  Las expectativas profesionales del alumnado universitario sobre la profesión elegida son, en ocasiones, totalmente distantes en relación con la práctica y se produce un desencanto en el momento de ejercer la profesión, agravada en ocasiones con la poca preparación para afrontar las tareas. En relación con el profesorado con varios años de ejercicio profesional, ven como los esfuerzos realizados para mejorar su profesionalidad, no reciben el reconocimiento social ni económico, generando en muchas ocasiones frustración.

Al analizar las Investigaciones sobre la satisfacción profesional del colectivo docente, el grupo de investigación mencionado, se   afirma: "Aunque de manera general sabemos que la principal base del malestar docente es ambiental, ligada a las circunstancias mismas de la enseñanza, y a las presiones que recaen sobre ellos. Nunca como ahora había estado sometido este colectivo a demandas tan intensas y contradictorias por parte de la administración, de los alumnos, de los padres y de la sociedad en general (Fierro, 1991)".

En el trabajo de Cordeiro J.A. (2002)  concluye: " que los docentes que presentan depresión e insatisfacción muestran el siguiente perfil: sujetos de edades superiores a los 50 años, viudos, separados o divorciados, que llevan una media de 15 años ejerciendo la docencia como funcionarios propietarios definitivos, sin talante innovador y que manifiestan animadversión por la profesión que ejercen."

Este grupo analiza las siguientes tesis doctorales que arrojan luz sobre las causas que produce el estrés docente. Siguiendo sus investigaciones, se presenta los siguientes estudios:

    "Veeman (1984) realiza un trabajo donde revisa una serie de estudios sobre problemas percibidos por los profesores, entre los que destaca la motivación del alumnado, relación con los padres y colegas de la profesión, carga docente e insuficiencia de material.

    Gordillo (1988) describe la satisfacción/insatisfacción de los profesores, no sólo de un modo cuantitativo sino también cualitativo.

    Marcelo (1992) ahonda sobre los problemas del profesorado, entre los que enfatiza la inestabilidad laboral de los interinos, la carga docente, la masificación del alumnado y la insuficiente dotación de infraestructura y de materiales didácticos de los centros educativos.

    Zubieta y Susinos (1992) efectuaron un recorrido por los diferentes estudios relacionados con la satisfacción de los docentes, realizadas en España mostrando que el profesorado muestra una satisfacción moderada con los recursos didácticos de los que dispone, el colectivo docente es uno de los menos satisfecho junto con los profesionales de la enfermería, cuánto más elevado sea el nivel profesional mayor es la satisfacción, a mayor variación en la actividad mayor satisfacción, no existen datos que indiquen variación en la satisfacción según el sexo del trabajador, dentro del mismo nivel profesional, a mayor nivel educativo menos satisfacción y la satisfacción se incrementa con la edad hasta pocos años antes de la jubilación.

    González Blasco y González Anleo (1993)  consideran que el 80% del profesorado español muestra insatisfacción laboral.

    Del Villar (1993) explica la problemática del docente, esgrimiendo los siguientes motivos de falta de control sobre el alumnado, poco dominio de los contenidos a impartir, organización de la tarea a enseñar y carencias en la forma de evaluar.

    Esteve (1998) considera que la falta de recursos materiales y la escasez de instalaciones y las condiciones de trabajo influyen en el malestar docente.

    Marchesi (1990); Evans (2000); Dinham y Scout (2000) y Bogler (2001) señalan varios factores que influyen en las condiciones laborales y satisfacción del profesorado, como los incentivos económicos, la formación, la promoción profesional y el reconocimiento social.

   Las fuentes de estrés que los profesores consideran más importantes son por orden de importancia según Salanova (2003):

  • La cantidad de trabajo que les "sobrepasa", ya sea por falta de tiempo o de exceso de tareas.
  • La sobrecarga de tipo emocional (se les exige que se impliquen a nivel personal con los alumnos, padres y sociedad en relaciones que son conflictivas).
  • Ambigüedad en el que el profesor no tiene claro cuál es su rol como docente, qué se espera de él/ella por parte del Centro, los alumnos, los padres y la sociedad en general.
  • Conflicto de rol o grado en el que el profesor percibe instrucciones contradictorias respecto a cuáles son sus cometidos laborales.
  • Falta de apoyo social por parte de los compañeros y del centro.
  • Falta de coordinación entre los compañeros en realizar trabajo en equipo.
  • Desmotivación, apatía e indisciplina por parte de los alumnos.
  • Obstáculos técnicos como problemas en el material didáctico y fallos y/o averías en la infraestructura y/o instalaciones.

 El trabajo de Jenkins y Calhoun (1991) realizan una interesante agrupación de causas empleando las siguientes categorías, que vienen a coincidir con las definiciones anteriores:
1. Sobrecarga laboral.
2. Falta de control sobre las actividades y los resultados.
3. Insuficientes satisfacciones en el trabajo.
4. Conflictos de rol.
5. Cambios rápidos e imprevistos.
6. Conflictos interpersonales.
7. Expectativas irreales.
8. Sentimientos de inadecuación.

      Son variadas las causas que pueden producir el estrés docente, y no todas influyen del mismo modo en las personas ya que cada docente tiene unas características personales diferentes.

Entre los estresores en el ámbito escolar se pueden explicitar, según Guerrero y Vicente:

las condiciones de trabajo, las presiones de tiempo, el devaluado contexto escolar, el conflicto o ambigüedad de rol, el nivel de participación en la toma de decisiones, los sistemas de premios, la autonomía en el ejercicio de la actividad profesional, la evaluación del profesorado, la relación profesorado/alumnado, la falta de promoción y el apoyo que recibe de la organización, la autoestima o la orientación vocacional, las dificultades en el manejo de las interacciones en el aula, los problemas y la falta de disciplina, la apatía, los bajos resultados en las evaluaciones, los abusos físicos y verbales, la baja motivación del alumnado, las presiones temporales, la baja autoestima y estatus social, los conflictos entre el propio profesorado, los cambios rápidos en las demandas curriculares, etc.

Efectivamente, si analizamos todo lo anterior, hay causas externas que provocan estrés como són las originadas por el ambiente físico, como son temperaturas extremas, iluminación insuficiente,falta de seguridad, hacinamientos. Cada vez más este tipo de factores se tienen en cuenta en la prevención de riesgos laborales y pueden eliminarse fácilmente.

Otras se deben a las relaciones personales o a conflictos interpersonales. Entre las posibles causas antes mencionadas del docente hay que destacar  las producidas por las relaciones entre la persona estresada y el contexto donde se sitúa.

Estas relaciones personales serían del docente con:

¡Relaciones con el alumnado

¡Relaciones con los padres

¡Relaciones con los compañeros

¡Relaciones con el E. Directivo

Otras de las causa serían de tipo organizativo como serían los cambios rápidos y continuos que se producen en la educación, la mala distribución horaria, el estilo directivo.

Y otras estarían dentro del propio individuo que sufre el estrés, conmodos de actuación agresivo, pasivo, o negativo.

.Sintentizando las anteriores posturas podríamos clasificar las causas del estrés en:

 

 

funciones

desajuste

ambiental

motivación

padres

compañeros

Material

satisfacción

inestabilidad

alumnado

Pérez

 

+

 

 

 

 

 

 

 

 

Fiero

 

 

+

 

+

 

 

 

 

 

Veeman

 

 

 

+

+

+

+

 

 

 

Gordillo

 

 

 

 

 

 

+

 

+

+

Marcelo

 

 

 

 

 

 

+

 

 

 

g. Blasco

 

 

 

 

 

 

 

+

 

 

Del villar

 

+

 

 

 

 

 

 

 

+

Esteve

 

 

+

 

 

 

+

 

 

 

Marchesi

 

 

 

 

 

 

 

+

 

 

Salanova

+

+

 

+

+

+

+

 

 

 

 

Estos estresores afectan a todos los profesionales de la educación porque forman parte de la profesión y generan, en mayor o menor grado,  ansiedad, energía positiva que lleva a la acción. Pero esto es la presión cotidiana que sirve de motor para la acción, y si no es excesiva la fuerza ejercida por la presión se puede calificar como positiva,  pero  si esta energía necesaria para ponernos en marcha supera ciertos límites, se habla de enfermedad.

En cada tipo de relación, no sólo cuenta el docente, sino el otro elemento de la comunicación.