A modo de reumen, presentamos la siguiente tabla:

 

     VARIABLES

 

 V. PERCIBIDOS

 V. IDEALES

 Localización

   Si+++

  Si+++

 Sexo

   No          

  Si++

 Tipo Centro

   No

  No

 Profesión del Padre

   Si++

  No

 Profesión  Madre

   Si+

  No

 Curso

   Si+++

  No

 Edad

   Si++

  No

 

     En ella se observa cómo las variables influyen en los valores percibidos y en los idealizados.

    Es interesante resaltar que en los valores idealizados solamente influyen dos variables:

         1º Localización

         2º Sexo

 En los percibidos influye:

         1º Localización

         2º Profesión del padre

         3º Profesión de la madre

         4º Curso

         5º Edad

                 

RESUMEN, CONCLUSIONES Y CONSECUENCIAS PEDAGOGICAS 

 Resumen y conclusiones

     El sistema de valores de un individuo es básico para entender la configuración de su personalidad, de su manera de pensar y de actuar.

     La persona está inmersa en una sociedad, de la que continua­mente recibe información, estímulos, sensaciones, modos de estruc­turar los grupos, normas, valores... Todo esto lo percibe, lo procesa y va sedimentando  formando parte de su propia perso­na­lidad, tanto si lo acepta como si lo rechaza.

     Los valores también va descubriéndolos, captando la jerarquía que el conjunto de individuos que forma su entorno establece, la que recibe a través de los grupos en que está socializados, la que constata por los medios de comunicación.

     Al mismo tiempo, todo ese bloque de información que le asedia continuamente, lo selecciona, lo carga con su afectividad y lo asume como propio. Inmediatamen­te,todo ese bloque de información, lo valora, lo jerarquiza y obtiene su propia escala de valores ideal, que no tiene por qué coincidir con la percibida ni con la transmitida por los demás. Es su propia escala ,establecida por él y para él.

      Después del trabajo desarrollado  y del análisis expuesto en las páginas precedentes creemos que podemos dar respuesta a los objetivos fundamentales que nos planteábamos

      Estos objetivos eran:

     1º Comprobar si existe distinta jerarquización entre los valores percibidos por los alumnos en la sociedad en que están inmersos y los valores idealizados por estos mismos alumnos.

     2º Determinar qué variables influyen en la concepción de los valores de los alumnos, tanto en el plano real, como en el plano ideal.

     Estos objetivos se han planteado en la Comunidad Autónoma Murciana.

     Respecto al primer objetivo podemos concluir:

     1º Hemos observado mayores o menores puntuaciones en el

plano ideal que en el real,  según de qué valor se tratara, porque en ese plano al implicarse ellos en la elección, no puntuaban la valoración tercera que representaba la indiferencia. Todos los valores eran aceptados o rechazados.

     2º Se advierte en las dos jerarquizaciones establecidas, la de los valores percibidos y la de los valores idealizados, que existen diferencias y que por lo tanto ambas jerarquías son diferentes.

     3º Después del análisis de correlación entre ambas escalas,

podemos inferir que no existe relación entre los valores percibi­dos y los idealizados en cuanto al orden en la jerarquiza­ción.

     4º Se dan tantas jerarquizaciones como alumnos realiza­ron el cuestionario porque no existe una jerarquización única dada la complejidad del mundo actual y la personalización de dichas escalas.

     5º En el análisis de las dos escalas, se observa que entre los diez primeros valores se daban seis coincidencias: Salud, A­mor, Familia, Educación, Amistad y Maternidad o Paternidad; en los diez últimos, los valores que se repiten son: Patriotismo, Participación política, Religión y Tolerancia.

 

     Estas coincidencias entre los diez primeros valores y entre los diez últimos valores nos permite asegurar que aunque hay distinta jerarquización en el plano real y en el plano ideal, el orden en ambos casos sigue unas orientaciones similares.

 6º Al estudiar las categorías en ambas escalas, evidenciamos que entre los primeros puestos del plano real se dan valores útiles, vitales y estéticos, mientras que en los idealizados las categorías que se evidencian son morales y socio-relacionales.

     7º Los últimos puestos de los valores percibidos los ocupan los valores morales y socio-relacionales, mientras que en esos mismos puestos entre los idealizados se dan los útiles y los estéticos. 

     8º De las dos afirmaciones anteriores se puede concluir que se da un cruce de categorías entre los percibidos y los idealiza­dos.

     9º Existen unos valores que son ordenados en las dos escalas entre los últimos puestos: Patriotismo, Obediencia, Religión y Tolerancia; por tanto dicha constatación debe e tenerse en cuenta en la confección del currículo.

     10º Se evidencian unos valores nuevos o emergentes que aparecen con gran fuerza: Solidaridad, Respeto a la naturaleza, Defensa de los derechos humanos...

 

     11º Los alumnos perciben con más fuerza la Igualdad entre sexos que la Libertad; pero al idealizarlos cambia el orden.

     El segundo objetivo planteado intentaba establecer qué variables influían en ambas escalas.

     Sobre este objetivo podemos concluir:

     1º La variable Localización influye de manera significa­tiva en la percepción o en la idealización de los valores

     De nuestro estudios podemos afirmar que Murcia Centro,Carta­gena y Yecla obtenían resultados muy parecidos, explicables por ser grandes ciudades en el caso de las dos primeras y por el alto nivel económico de la última. En estos tres lugares, los alumnos idealizaban valores morales y socio-relacionales.   Los alumnos de Mula, en su idealización, se muestran más conservadores, poco

lu­cha­dores y con los rasgos de una sociedad débil.

 

     Los alumnos de Cieza y Murcia Alrededores, ocupan una

posi­ción intermedia entre las tres ciudades citadas en primer lugar y Mula.

 

     2º La variable Sexo  modifica la idealización de los valores. Pero el hecho de ser Varón o ser Hembra, no hace que se perciban de manera diferente.

 

     Sí podemos afirmar que al analizar los promedios de las dos escalas no encontramos grandes diferen­cias entre ellas y la relación de los valores, aunque las alumnas  puntúan más alto en la idealización de los valores morales y socio-relacionales que sus compañeros.

    3º La escolarización de los alumnos en Centro Públicos o Privados no influye en la percepción de los valores ni en la idealización de los mismos.

     Se observa una mayor puntuación, aunque no es significativa, en la idealización de los valores morales y socio-rela­cionales en los alumnos de los colegios privados. 

     4º La Profesión del Padre y la Profesión de la Madre no influye en la idealización de los valores y sí se manifiesta dicha influencia en la percepción de los mismos.  

     A mayor especialización , mayor nivel académico, los alumnos valoran más los valores emergentes, los morales y los sociorela­cionales.

 

     Hay algunos valores en los que influye la profesión de la madre y no la del padre; son aquellos que podríamos llamar más protectores, restrictivos y conservador es, como son el caso del matrimonio, Religión y Maternidad .

     En cuanto al Poder económico los hijos de los altos cargos se comportan de la misma forma que los hijos de los obreros, puntuando dicho valor con alta valoración.

     5º Las variables Edad y Curso no influyen en la idealización de los valores y sí en la percepción de los mismos. Los alumnos de más edad y de curso superior valoran: Respeto a los demás, Participación social, Amistad, Justicia, Paz, Tolerancia, Liber­tad...y valoran poco la Belleza física, Poder económico, Tradi­ción, Obediencia...

     6º Se comprueba  que los valores que ocupan los primeros puestos de la jerarquización idealizada son los que menos sujetos están a las variables estudiadas; mientras los que ocupan los últimos puestos reciben influencias de dichas variables.

     7º Al analizar las influencias que recibe cada valor podemos asegurar que los valores más idealizados  por una variable de las estudiadas, son los menos percibidos por esa misma variable.

 

     Como conclusión definitiva de ambos objetivos podemos expre­sar un cierto optimismo y abrir un camino de esperanza, porque la idealización de los valores en los jóvenes actuales, frente a la jerarquía que perciben a través de los medios de comunica­ción, de ciertos sectores que podríamos llamar marginales, la que en algunos momentos perciben en nuestros comportamientos y actitudes, esa jerarquía establecida por ellos como ideal, son verdaderos valores, valores que tienen en cuenta al Otro;  que sobreponen el Ser al Tener.

 Es tarea nuestra, de la generación adulta y sobre todo de los que estamos implicados en la docencia, fomentar la interiori­zación de esos valores ideales, y romper el conflicto existente entre el Plano Real y el Plano Ideal.

 Consideraciones Pedagógicas.

 Hoy se hace imprescindible una educación en valores  si queremos conseguir mejor y más calidad en el perfeccionamiento de nuestros alumnos.

     Para evitar las discrepancias y lo conflictos entre los valores percibidos y los idealizados se requieren nuevos contenidos y nuevas metodologías para ayudarles a resolver los problemas. Se evidencia una crisis en la sociedad que se refleja en la educación. Por tanto se hace necesaria una reforma educativa que resuelva dicha crisis y que ayude al alumno a insertarse en esa nueva sociedad que surge.

      No podemos quedarnos sólo en una concepción abstracta de los valores, en su clarificación, en la formación de juicios. Lo importante es que esa concepción influya en las conductas, que mejore sus actitudes, que forme parte de su personalidad.

 

     Como la educación debe de dar respuesta al proceso de personalización, tiene que ayudar a crear un mundo axiológico que le sirva de guía y de motor en sus vidas.

 

     Por tanto se debe incluir La enseñanza de valores en el Sistema Educativo, en el currículo.

 

     Un sistema de valores que esté abierto a los valores emergentes, y que, a pesar de la existencia de pluralidad de ideologías, creencias, religiones, esté abierto a los valores de una moral natural que nace de la dignidad humana.

 

     Se hace necesario un Proyecto Educativo que explicite las intenciones educativas  y que unifique criterios de todos los estamentos de un Centro.  Un Proyecto consesuado al máximo con objetivos claros y valores explícitos.

 

     Dicho Proyecto Educativo debe ser el referente de los Proyectos Curriculares de Etapa y de la Programaciones de Aula.

 

     Se hace imprescindible fomentar las Areas transversales de la Logse, introducirlas en todas las materias, programarlas para que no queden olvidadas o tratadas de forma incidental, y a través de ellas, transmitir verdaderos valores a los alumnos.

 

     Esto exige una responsabilidad al profesorado, y por tanto, debemos ofertarle una actualización y preparación suficiente para ejercer dicha responsabilidad. Deberá estar abierto al dialogo, al consenso, a la reflexión, al respeto por la conciencia indivi­dual, de tal manera  que con su comportamiento fomente el

aprendi­zaje vicario

     Por último , es necesario concienciar a los padres, profesores, sociedad en general y a los responsables políticos sobre algo importante: que una educación que no lo sea en valores, es preparar una sociedad futura deshumanizada, acrítica, intolerante, egoísta...

 

     Una sociedad justa, solidaria, que busque el bien de todos, debe fundamentarse en esos valores universalmente aceptados.

 

     Debe darse una educación en Valores.