Corrientes axiológicas

 

      Si analizamos las principales escuelas valoristas podemos

encontrar concepciones distintas. Aunque sería imposible estable­cer compartimentos estancos para situar todas las corriente axio­lógicas, sí es conveniente definir las líneas generales en la

concepción del valor.

 

     Principales corriente axiológicas:

 

     1º El subjetivismo 

 

     Para los autores pertenecientes a esta línea de pensamien­to,

los valores no son algo objetivo, ya que el valor sólo es tal

valor en virtud de la captación que de él realiza el sujeto. El valor es siempre valor para alguien.

 

     Dentro de esta corriente podemos encontrar :

 

 

 

 

     a) subjetivistas en el plano ideal: El valor como idea

 

     b) subjetivistas en el plano real: El valor como experiencia      subjetiva

 

     a) subjetivistas en el plano ideal.  Para estos axiológos, es la condición humana la que constituye el valor.

 

     La Escuela neokantiana de Baden, con Guillermo Windelband, Enrique Reickert y Bruno Bauch,  afirma que la esencia del valor

consiste en su vigencia, dando lugar al subjetivismo transcenden­tal del valor. 

 

     Ricker (1943:144-145) explica esta teoría con la siguiente afirmación: "Los valores no son realidades, ni físicas ni psíqui­cas. Su esencia consiste en su vigencia, no en su real fac­ticidad. Mas los valores se enlazan con las realidades, y de esos enlaces conocemos ya dos. En primer lugar, puede el valor residir en un objeto, transformándolo así en un bien, y puede además ir unido al acto de un sujeto de tal suerte que ese acto se transfor­me en una valoración" 

 

     La reflexión sobre la ciencia, la moral, el arte y la religión le lleva a descubrir los valores que forman parte del reino intemporal, normativo.

 

     El mismo autor, en la página 50, escribe: " En los objetos culturales, residen pues, los valores, y por eso vamos a llamarlos bienes; de ese modo podremos distinguirlos, al mismo

tiempo, como realidades valiosas, de los valores mismos, que no son realidades y de los cuales pueden prescindirse. Los procesos naturales no son pensados como bienes y están libres de toda rela­ción con los valores, Por lo tanto, si de un objeto cultural

 

 

 

 

 

se retira el valor, queda reducido a mera naturaleza. Por medio de esta referencia a los valores, referencia que existe o no

existe, podemos distinguir con seguridad dos especies de objetos; y sólo por ese medio podemos hacer la distinción, porque todo proceso cultural, si prescindimos del valor que en él resida, ten­drá que considerarse como relacionado con la naturaleza y, por ende, como naturaleza.

 

     Todavía debemos añadir algo sobre la especie de valor que

transforma ciertas realidades en bienes de cultura y las destaca así de la naturaleza. De los valores no puede decirse que son ni que no son reales, sino sólo que valen o no valen."

 

     Al analizar esta teoría verificamos que es incompleta, ya que si contemplamos una obra artística, reconocemos que es bella o fea, no sólo por nuestra condición humana, sino que hay algo

real que nos obliga a reconocer esa belleza o esa fealdad.

 

 

     b) subjetivistas en el plano real. Los autores pertenecien­tes a esta corriente sostienen que las cosas son buenas o malas,

porque queremos reconocerles un valor, porque nosotros se los damos, en sí mismas no son valiosas o antivalio­sas.

 

     Para ellos el valor no es nada positivo sino una emanación del sentimiento.

 

     El valor es algo subjetivo: la impresión personal de agrado o desagrado.

 

     2º El objetivismo

 

      Son los axiológos que conciben el valor como una entidad objetiva, es decir, con total independencia de un sujeto que los

 

 

 

 

capte como tal valor.

 

     Podríamos clasificar esta corriente:

     a) objetivismo absolutista y teísta

 

     b) objetivismo absolutista y no teísta

 

     c) axiomatismo axiológico

 

     a) objetivismo absolutista y teísta. Conciben el valor como una entidad objetiva y como algo absoluto, y esta absolutividad se basa, en última instancia en la esencia divina. Entre sus principales representantes podíamos incluir a Max Sheler.

 

     Sheler (1941:45) escribe: "Independencia... entre el ser de los valores y las cosas, bienes y contenidos objetivos...Nos es dado ya clara y evidentemente el valor de una cosa, sin que nos estén dados aún los depositarios de ese valor...Los valores son independientes en su ser de sus depositarios."

 

     Max Scheler (1941:41) afirma que los sentidos captan lo material, la inteligencia está dirigida al ser, y el sentimiento puro o la estimativa revela los valores.

 

     La intencionalidad de nuestra estimativa va dirigida y re-vela ese orden ideal de los valores que a veces se encarna en la realidad constituyendo los "bienes", pero el hecho de la apari-ción o desaparición de éstos, para nada afecta al mundo del va-lor. Que se multipliquen o desaparezcan los actos justos para na-da afecta al valor de la justicia.

 

     Toda la axiología de Sheler es un personalismo y los valores típicos de la persona son los morales. Es en Dios donde todos los

 

 

 

 

valores encuentran su origen y su razón de ser, pero no el Dios de la metafísica, sino el captado como sumo valor.

 

 

     b) El objetivismo absolutista y no teísta.   Conciben el valor como algo objetivo, con total independencia de un sujeto que lo capte como valor, y la absolutividad del valor se basa exclusivamente en su propia naturaleza. Hartman ( 1957:642-643) defiende esta postura: "Los valores tienen sin duda la misma idealidad de las demás estructuras esenciales, pero, a pesar de todo, tienen todavía un modo de ser especial dentro del común ser-en-sí-ideal"

 

     Hartman (1954:35) fundamenta los valores: " La indiferencia no es sólo la de los valores a lo real, sino también una indife­rencia de lo real a los valores...Pero también lo real se halla ahí en una cierta independencia respecto de ellos, está muy lejos de regirse en su contenido por ellos. Dispongo de un espacio libre frente a ellos. Más exactamente: sólo en su carácter de valor o no valor es dependiente de ellos, en su carácter de ser indepen­diente.

 

     Tanto Max Scheler y Nicolai Hartman subrayan el carácter ideal del valor, que captamos no por la experiencia sensible,me­diante el sentimiento, sino con una intuición emocional de orden

superior que designan como estimativa. Pretende superar todo subjetivismo y formalismo anterior.

 

     Para ambos autores el valor no son determinaciones físicas que residen en los objetos y van más allá de cualquier experien­cia subjetiva, pero tampoco se confunden con seres subsistentes al modo platónico.

 

 

 

 

 

 

     c) El axiomatismo axiológico. Esta corriente atribuye al valor los caracteres de objetivo y absoluto, pero intenta edificar la teoría del valor desde un punto de vista formal, es decir, mediante el establecimiento de unos axiomas axiológicos, unas reglas de inferencia y unos teoremas deducidos de los axiomas mediante reglas. Se convierte pues, en una ciencia pura, un saber trascendental. 

 

 

     3º El relativismo Este puede ser:

 

         a) Relativismo psicológico

         b) Relativismo sociológico

 

         a) Relativismo psicológico Para el que los valores son relativos, siendo esta relatividad función de la apreciación que

de los mismos realiza el sujeto psicológico. En el individuo puede distinguirse dos actitudes bien diferentes: por una parte,

el sujeto que aquí y ahora vibra emocionalmente y, por otra, el yo en cuanto no es más que eco de valoraciones colectivas, arras­tra­das por tradición y a cuyo influjo no puede sustrarse. Sólo hay una manera de creer en valores absolutos: hacer abstrac­ción del sujeto y del momento en que los experimento y engendro con mi deseo.

 

         b) Relativismo sociológico Esta corriente concibe el valor como relativo, pero esta relatividad está en función de la apreciación que de los mismos hace, no el sujeto individual, sino el grupo social.

 

     Viendo las distintas corriente axiológicas, de las que hemos presentado un somero esbozo cabe preguntarse:

 

     ¿ En definitiva qué es el valor? ¿ Algo ideal o algo real?

 

 

Si te interesa este blog, tengo otro en: El mosaico educativo blogspot.com